Linkedin
Facebook
Twitter

Relatos de Parto

Testimonio compartido por la Familia Nigro Coletti despues de su parto, vivido en el Hospital Italiano de Buenos Aires donde se utiliza la Silla de parto HUM

Muchas gracias por compartir!!!!

Un parto en Silla, Hospital Italiano de Buenos Aires

Queríamos compartirles nuestra experiencia vivida en el trabajo de parto de dante, en octubre del 2015 en el Hospital Italiano…

Nuestra primer hija, nacida en el Hospital Italiano, fue parto natural y la tuve en camilla, y resultó una experiencia a nuestro entender, muy buena.

El parto de Dante si bien fue en la misma institución, lo vivimos con grandes diferencias y en varios planos… Llegamos al hospital a las 18 hs aproximadamente, yo ya tenía entre 7 y 8 cm de dilatación y como las contracciones eran tolerables, no pedí la anestesia peridural..

En la “sala dilatante” conocí a Miriam, la partera que estaba de guardia ese día, quien me sugirió ir variando de posiciones, bajarme de la camilla, y explorar distintas poses hasta que sienta las ganas de pujar. Mi obstetra me preguntó si quería Oxitocina para adelantar el ritmo de contracciones, y como no quise, tanto mi obstetra como la partera, me dijeron que me tomara el tiempo que necesitara, que avisara cuando tuviese ganas de pujar...me dejaron sola con mi pareja y en no más de media hora, vinieron las ganas!

Entramos a la sala de parto con mi Obstetra, las dos Obstetras de Guardia y Miriam... con mi pareja vivimos un clima de mucho respeto... no fui directo a la camilla, Miriam me tomo de las manos y las puso sobre sus hombros, me preguntó si quería pujar parada... o en cuclillas... yo la verdad estaba acalorada y no sabía muy bien qué hacer… probé pujar parada pero me sentía algo incómoda y me preguntaron si quería probar de pujar en una silla. “Ok, les dije, no sé cómo es, pero dale,dale”

Y la armaron en un ratito, me senté en ella, era una silla de madera muy cómoda, como un banquito con la forma de una herradura con patas y sin respaldo... Me rodearon y se pusieron en cuclillas para recibir a Dante las Obstetras y Miriam, bajaron las luces y me decían que puje tranquila.. que yo podía...también me ofrecieron agua y hasta me apantallaron cuando les dije que tenía mucho calor!!!!

Recuerdo qué alivio me daba estar sentada y poder balancearme con la pelvis hacia atrás y adelante para acompañar el descenso del bebé y aminorar la tensión de las contracciones....

Fue también muy especial cómo mi pareja pudo acompañarme en todo el proceso… el estaba detrás mío, le habían dado una banqueta que tenía la misma altura que la mía, me tomaba de las axilas como sosteniéndome y elevándome hacia arriba cuando yo lo necesitaba, cosa que me ayudaba bastante al pujar.. era como generar una fuerza compartida! Luego él me contó cómo, gracias a la postura de sentada, lograba sentir también mi fuerza, fue muy emocionante..

Y cuando por fin vino Dante, me lo dieron en brazos...yo estaba tan exhausta que tardé en reaccionar, y mi pareja llevó los brazos hacia delante ,por debajo de los míos y lo tomó a Dante...y así nos quedamos un lindo rato... “Quedátelo el tiempo que vos quieras” me dijeron. Fue un momento inolvidable :) . Para mi pareja fue también muy emotivo porque en ese momento me estaba abrazando y también sostenía a su hijo recién nacido..y como dice él, nos abrazaba a los dos al mismo tiempo...

Estamos profundamente agradecidos con todo el equipo del Hospital Italiano, no solo por la profesionalidad con la que trabajaron y acompañaron en el trabajo de parto sino por la calidez y el respeto con el que fuimos tratados....los tendremos presentes siempre!!c

Familia Nigro Coletti

Top of Page